miércoles, 1 de abril de 2015

¿Cómo se participa de las Siembras mundiales de Libros?

"La ley de la cosecha es cosechar más de lo que se siembra. Siembra un acto, y cosecharás un hábito. Siembra un hábito y cosechas un carácter. Sembrar un carácter y cosechas un destino"
- James Allen

¿Dónde?

Participar de las Siembras de Libros es muy simple, cualquiera puede hacerlo en cualquier pueblo o ciudad del mundo donde se encuentre y no necesitas más que un libro, la voluntad de regalarlo a alguien que no conoces.
Ya ha participado gente en todo el mundo, desde Argentina, Uruguay, México, Japón, Canadá, Irlanda, España, Costa Rica, Chile, Perú, EEUU, Alemania, Italia, Colombia, Inglaterra, Sudáfrica, Australia, y muchos otros países más, así que no estarás solo y mientras más seamos, mejor será.




¿Cómo?

Este maravilloso evento que organiza El Club de los Libros Perdidos ya cuenta con más de un millón de participantes en los años que se lleva haciendo. Y a ti sólo te llevará cinco minutos sumarte a esta aventura.





La idea es "sembrar" (dejar) un libro en un espacio público (farmacia, mercado, bar, transporte público, cine, museo, etc...). Pueden participar de la propuesta todos aquellos que lo deseen liberando un libro este 21 dejunio de 2015 en el lugar donde vivan o se encuentren en ese momento.


Para participar, deja un libro en un espacio público con una dedicatoria en una de sus páginas que indique:



- Que el libro forma parte de "El Club de los Libros Perdidos".



- Que es de quien lo encuentre pero que al finalizar su lectura deberá ser liberado, para que pueda ser disfrutado por otras personas nuevamente.

- El día y el lugar en dónde fue perdido, así en cada siembra será posible saber por dónde ha viajado.

¡Muchas gracias por participar de esta gran cruzada y compartir la iniciativa con tus amigos!


Se trata del evento más importante del Club y se hace cada 21 de marzo, 21 de junio, 21 de septiembre y 21 de diciembre.






¿Qué les parece? Y así lo haremos al inicio de cada estación, pues es sabido que hay libros de primavera, de verano, de otoño e invierno...y bueno sería que en cada estación se sembraran en nuevas manos y corazones, ¡y así seguirían siempre vivos!




¿Por qué participar?

Pues porque le regalarás a alguien un tesoro. Un simple libro viejo y empolvado que quizás no recordabas que tenías en tu biblioteca, puede despertar en quien lo encuentre las ansias de lectura. 
Esa persona puede estar necesitando justamente ese libro, o justamente ese gesto de generosidad anónimo, y con simplemente ese regalo, podrías cambiar su vida. Y en todo caso, regalarlo también será una aventura para ti, imaginar quién lo encuentra, quién de los que lo vean lo tomará, ver su expresión de gozo, te prometo que te contagiará a ti también. Yo lo he hecho y así fue, ¡inténtalo y verás!


Muchos participan de esta actividad sembrando docenas de libros, con sus familias, con sus estudiantes y maestros, no hay límites ni más condiciones que las mencionadas antes, así es que son todos bienvenidos a participar.





Les regalo este cuento, clásico para invitar a las siembras y pensar en lo que significan:


Sembrar los libros hace posible que un poco, sin pretensiones, pero que un poco, el mundo sea mejor.

Cuando nos dicen que las personas se han vuelto egoístas, que sólo se preocupan por tener, tener y tener, que nadie te regala nada y todo es consumismo febril y ya sin sentido ni necesidad... pues bien, tengo esta página repleta, rebosante de personas que dicen que eso es mentira.




Que dicen que muchos creemos en los regalos, y más todavía, que ni necesitamos que nos agradezcan, ya nos basta con imaginar la sonrisa cómplice de quien encuentre ese regalo anónimo, colmo de generosidad que ni un "gracias" espera por desprenderse por tesoros que quizás otros no sepan valorar de la misma manera; pero créanme, que esos tesoros, una vez regalados, se afianzan mejor en los corazones y echan raíces feroces en la memoria.
Ya no importará el destino del libro, puesto que una vez sembrado en la confianza de que haga un poco mejor al mundo para mañana, veremos florecer sus dulces y cálidos frutos en nosotros mismos.
Les convido este cuento con un par de propuestas.
Cambien "dátiles" por "libros".
Cambien "Eliahu" por un espejo.

Y jamás de los jamases confíen en los pesimistas del mundo pues, el mundo será proyección de lo que nosotros hagamos de él.



"El sembrador de dátiles"


En un oasis escondido entre los más lejanos paisajes del desierto, se encontraba el viejo Eliahu de rodillas, a un costado de algunas palmeras datileras.
Su vecino Hakim, el acaudalado mercader, se detuvo en el oasis a abrevar sus camellos y vio a Eliahu transpirando, mientras parecía cavar en la arena.

-¿Qué tal anciano? La paz sea contigo.
- Contigo -contestó Eliahu sin dejar su tarea.
-¿Qué haces aquí, con esta temperatura, y esa pala en las manos?
-Siembro -contestó el viejo.
-¿Qué siembras aquí, Eliahu?
-Dátiles -respondió Eliahu mientras señalaba a su alrededor el palmar.
-¡Dátiles!! -repitió el recién llegado, y cerró los ojos como quien escucha la mayor estupidez.
-El calor te ha dañado el cerebro, querido amigo. Ven, deja esa tarea y vamos a la tienda a beber una copa de licor.
- No, debo terminar la siembra. Luego si quieres, beberemos...
-Dime, amigo: ¿cuántos años tienes?
-No sé... sesenta, setenta, ochenta, no sé.. lo he olvidado... pero eso, ¿qué importa?
-Mira, amigo, los datileros tardan más de cincuenta años en crecer y recién después de ser palmeras adultas están en condiciones de dar frutos. Yo no estoy deseándote el mal y lo sabes, ojalá vivas hasta los ciento un años, pero tú sabes que difícilmente puedas llegar a cosechar algo de lo que hoy siembras. Deja eso y ven conmigo.
-Mira, Hakim, yo comí los dátiles que otro sembró, otro que tampoco soñó con probar esos dátiles. Yo siembro hoy, para que otros puedan comer mañana los dátiles que hoy planto... y aunque solo fuera en honor de aquel desconocido, vale la pena terminar mi tarea.
-Me has dado una gran lección, Eliahu, déjame que te pague con una bolsa de monedas esta enseñanza que hoy me diste - y diciendo esto, Hakim le puso en la mano al viejo una bolsa de cuero.
-Te agradezco tus monedas, amigo. Ya ves, a veces pasa esto: tú me pronosticabas que no llegaría a cosechar lo que sembrara. Parecía cierto y sin embargo, mira, todavía no termino de sembrar y ya coseché una bolsa de monedas y la gratitud de un amigo.
-Tu sabiduría me asombra, anciano. Esta es la segunda gran lección que me das hoy y es quizás más importante que la primera. Déjame pues que pague también esta lección con otra bolsa de monedas.
-Y a veces pasa esto -siguió el anciano y extendió la mano mirando las dos bolsas de monedas-: sembré para no cosechar y antes de terminar de sembrar ya coseché no solo una, sino dos veces.
-Ya basta, viejo, no sigas hablando. Si sigues enseñándome cosas tengo miedo de que no me alcance toda mi fortuna para pagarte...




A continuación, les dejo la invitación en otros idiomas, para compartirla con sus amigos que no hablan español. Y si conocen otro idioma y quieren traducirlo a su vez, ¡pues bienvenida la colaboración!







NEXT APPOINTMENT FOR BOOK RELEASING OR "SOWING"

The idea is to "release" (leave) a book in a public space (pharmacy, supermarket, bar, public transportation, cinema, museum, etc.). You may participate of this event by releasing a book on June 21st, 2015, wherever you live or may be at the time.

To participate, leave a book in a public space with a dedication saying:

-That the book is a part of the "Lost Book Club".

-That whoever finds it can keep it, but when they are done with it, it must be released again, so someone else may enjoy it.

-The date and place where it was left, so in each release is may be possible to see where it has been, and instructions for the next person to add his/her step.

Thank you for participating of this great crusade, and sharing the initiative with your friends!


What do you think? And we will do this at the beginning of each season, for it is well known that there are books of spring, summer, fall and winter... and it would be good that those should be planted in each season within new hands and hearts, so they would forever live!



NÄCHSTER TERMIN FÜR SEEDING BÜCHER 

Die Idee ist, "Samen" (lassen) ein Buch an einem öffentlichen Ort (Apotheke, Automercado, Bar, öffentliche Verkehrsmittel, Kino, Museum, etc ...). Sie können in dem Vorschlag alle diejenigen, die ein Buch dieses 21. Juni 2015 an dem Ort, wo sie leben oder sind zu diesem Zeitpunkt freigeben möchten teilnehmen.
Um teilzunehmen, lassen Sie ein Buch in einem öffentlichen Raum mit einer Widmung an eine Ihrer Seiten zeigt:
- Das Buch ist Teil von "Die verlorene Bücher Verein".
- Was ist der Finder aber nach Ihrer Lektüre freigegeben werden sollte, so kann es von anderen Menschen wieder genossen werden.
- Das Datum und die Stelle, wo es verloren gegangen ist, und jedes Release wird es möglich sein zu wissen, wo Sie zurückgelegt haben.
Vielen Dank für die Teilnahme an diesem großen Kreuzzug Initiative und mit Freunden teilen!
Was denken Sie? Und wir tun, dass am Anfang jeder Saison, es ist bekannt, dass es Bücher für Frühling, Sommer, Herbst und Winter ... gut, dass jede Saison in neuen Händen und Herzen gepflanzt werden würde, und so weiter, ewig zu leben !




PRÓXIMA CITA PARA LIBERAR OU "SEMEAR LIVROS"

A ideia é liberar (deixar) um livro num espaço publico (drogaria, bar, ônibus, cine, boteco, café etc...). Podem participar da proposta todos aqueles que desejem, liberando um livro esse 21 de Junho de 2015no lugar onde moram ou se encontrem nesse momento.

Para participar, deixe um livro num espaço público com uma mensagem para quem for encontrar o livro, dentro das páginas dele que indique

- Que o livro forma parte do "Clube dos livros perdidos"

- Que é de quem encontre ele, porém que ao final da leitura ele deverá ser liberado, para que possa ser curtido por outras pessoas de novo.

- O dia e o lugar a onde foi "perdido", deste jeito em cada liberação será possível saber por onde o livro tem viajado

Muito grato por participar de esta grande viagem e compartilhar a iniciativa com os seus amigos!

O que vocês acham? e se agente fizer isto a cada inicio de estação, pois é sabido que há livros de primavera, de verão, de outono e de inverno... e seria ótimo semear em cada estação em novas mãos e corações, assim continuariam vivos sempre!




L'idea è quella di "liberare" (lasciare) un libro in un luogo pubblico (farmacia, Automercado, bar, mezzi pubblici, cinema, musei, ecc ...). Possono partecipare alla proposta tutti coloro che vogliono lasciando un libro il 21 juno 2015 nel luogo in cui vivono o sono in quel momento.


Per partecipare, lasciare un libro in uno spazio pubblico con una dedica in una delle sue pagine che indichi:

- Il libro fa parte di "il Club dei Libri Perduti". 
- Il libro è di proprietà di chi l'ha trovato, ma alla fine della lettura dovrebbe essere rilasciato, in modo che possa essere goduto da altre persone ancora.
- La data e il luogo in cui è stato perso, cosi ogni volta che viene liberato sarà possibile sapere dove ha viaggiato.
Grazie per partecipare a questa grande crociata e condividere l'iniziativa con i tuoi amici!

Cosa ne pensi? E lo faremo all'inizio di ogni stagione, si sa che ci sono libri di primavera, estate, autunno e inverno ... e servirebbe in ogni stagione piantarli in nuove mani e nel cuore, e così possano sempre vivere!


PROCHAIN RENDEZ-VOUS POUR LIBÉRER OU "SEMER" DES LIVRES:

Il s'agit de "libérer" (laisser) un livre dans un espace public (pharmacie, auto-marché, bar, transports en commun, cinéma, musée, etc.) Tout le monde peut participer, sans aucune restriction, il suffit pour cela de libérer un livre le 21 giugno 2015 là vous habitez ou bien où vous vous trouvez à ce moment-là. 

Pour participer, il suffit de laisser un livre dans un espace publique en y ajoutant une dédicace qui indique que:
- le livre fait partie du "Club des livres perdus"
-il appartient à celui qui le trouve mais dès que la lecture sera finie il devra être à nouveau libéré afin que d'autres personnes puissent jouir de sa lecture à leur tour.
-le jour et l'endroit où il a été perdu, ainsi à chaque libération on connaîtra l'itinéraire qu'il a accompli.

Un grand merci pour la participation dans cette grande croisade et pour le partage de cette initiative avec vos amis!

Qu'en pensez-vous? Et nous ferons de même tous les ans, au début de chaque saison car comme nous le savons tous, chaque livre a sa saison, il y a des livres de printemps, d'été, d'automne et d'hiver...et ce serait tellement bien de semer à chaque début de saison de nouveaux livres dans des mains et des coeurs nouveaux de manière à ce qu'ils perdurent à travers le temps et la vie!


本を自由にするあるいは"植える"アポイントメント
このアポイントメントではほんを公共空間に"自由にする"(遺す)(薬局、ス一パ、居酒屋、公共交通機関、映画館、博物館、など。。。)
参加したい方々は2015年6月21日に住んでいる地域、あるいはそのときにいる地域で本を自由にしてください
参加するため、公共空間で本を遺します。
ただし
・"この本は"失われた本のクラブ"の物です"と書いてくさい
・この本は見つかった方の物になります。ですが多くの人に楽しんでもらうため、読み終わったら本を自由にしてください。
・本がどのル一トを辿ったか知るため、場所と日付を書いてください

皆様の参加をお待ちしています

冬の本、夏の本、秋の本、春の本があります。どの季節でも本が新しい心に芽ばえたら良いと思いませんか? そのおかげで本は何時までも生きていけます!!
皆様の意見をお待ちしています




PROPERA CITA PER SEMBRAR LLIBRES

La idea és "alliberar" (deixar) un llibre en un espai públic (farmàcia, Automercat, bar, transport públic, cine, museu, etc ...). Poden participar de la proposta tots aquells que ho desitgin alliberant un llibre aquest 21 de juny de 2015 a el lloc on visquin o es trobin en aquest moment.

Per participar, dejá un llibre en un espai públic amb una dedicatòria en una de les pàgines que indiqui:

- Que el llibre forma part de "El Club dels Llibres Perduts".

- Que és de qui el trobi però que en finalitzar la seva lectura ha de ser alliberat, perquè pugui ser gaudit per altres persones novament.

- El dia i el lloc on va ser perdut, així en cada alliberament serà possible saber per on ha viatjat.

Moltes gràcies per participar d'aquesta gran croada i compartir la iniciativa amb els teus amics!

Què els sembla? I així ho farem a l'inici de cada estació, ja que és sabut que hi ha llibres de primavera, d'estiu, de tardor i hivern ... i bo seria que en cada estació es sembressin en noves mans i cors, ¡i així seguirien sempre vius !




martes, 31 de marzo de 2015

Los 7 mejores poemas en la voz de sus autores

No es que muera de amor
Jaime Sabines

No es que muera de amor, muero de ti. 
Muero de ti, amor, de amor de ti, 
de urgencia mía de mi piel de ti, 
de mi alma de ti y de mi boca 
y del insoportable que yo soy sin ti.

Muero de ti y de mí, muero de ambos, 
de nosotros, de ese, 
desgarrado, partido, 
me muero, te muero, lo morimos.

Morimos en mi cuarto en que estoy solo, 
en mi cama en que faltas, 
en la calle donde mi brazo va vacío, 
en el cine y los parques, los tranvías, 
los lugares donde mi hombro acostumbra tu cabeza 
y mi mano tu mano 
y todo yo te sé como yo mismo.

Morimos en el sitio que le he prestado al aire 
para que estés fuera de mí, 
y en el lugar en que el aire se acaba 
cuando te echo mi piel encima 
y nos conocemos en nosotros, separados del mundo, 
dichosa, penetrada, y cierto, interminable.

Morimos, lo sabemos, lo ignoran, nos morimos 
entre los dos, ahora, separados, 
del uno al otro, diariamente, 
cayéndonos en múltiples estatuas, 
en gestos que no vemos, 
en nuestras manos que nos necesitan.

Nos morimos, amor, muero en tu vientre 
que no muerdo ni beso, 
en tus muslos dulcísimos y vivos, 
en tu carne sin fin, muero de máscaras, 
de triángulos obscuros e incesantes. 
Muero de mi cuerpo y de tu cuerpo, 
de nuestra muerte, amor, muero, morimos. 
En el pozo de amor a todas horas, 
inconsolable, a gritos, 
dentro de mí, quiero decir, te llamo, 
te llaman los que nacen, los que vienen 
de atrás, de ti, los que a ti llegan. 
Nos morimos, amor, y nada hacemos 
sino morirnos más, hora tras hora, 
y escribirnos y hablarnos y morirnos.


 


Infierno de cielo

Gioconda Belli

Velas. Luces. 
Fuegos fatuos sobre la mesa de noche.
No el cirio pascual
sino el fuego pagano de los ritos druidas.
Adoremos al cuerpo
santuario inequívoco del verbo y del ser.
Ojos dorados parpadean 
en el brillo bruñido del espejo
donde sos mi torre de marfil.


En la redoma pongo el aceite aromático.
Un olor a jazmines almizcle incienso catedralicio
impregna el viento las ventanas de la nariz.
Allá lejos tu cabeza. Tu brazo delineado 
La textura de anchas nervaduras. El anverso extenso del pie.
Pies de centauro. Feos tus pies, excitantes. Como los cascos 
del unicornio removiendo arbustos con su cuerno de infinitas espirales.


No hay equilibrio más exacto que éste
de un hombre y una mujer retornados a la arcilla primigenia.


Saltan los omoplatos; los fémures se hacen trizas.
La rigidez del esqueleto se abandona a la carne trémula. 
La luz de las velas estrella en el espejo visiones míticas.
Medusas. Cíclopes. Saturnos saciados.


No sé dónde tus manos
en este laberinto de monstruos magníficos devorándose. 
¿Quién sos criatura desencajada que así me despojás
de mi decencia de sacerdotisa?
Tu piel es fluida y candente.
La cera se derrite en los recipientes de cristal.
Chasquea tu boca sobre la mía.
¿O es la llama que chisporrotea?
El fuego encuentra su propio incendio.
Sobre el aceite de la noche
velámenes ardientes lamen el lago quieto
del espejo incandescente.


Allá mi pie.
Las uñas rojas. La imposible extensión de una pierna íngrima.
El paisaje blanco. Las pieles sumergidas en lavas ígneas 
resollando borboteando vaporizándose. El fuego 
viene y va con el sonido del mar sobre los arrecifes.


Sobre los cuerpos consumidos, carbonizados
se apagan las velas una a una.


Me sacudo el cabello. Me levanto, ave Fénix, de las cenizas.
Soy un infierno de cielo. 


Certeza (y otros)
por Octavio Paz

Si es real la luz blanca 
de esta lámpara, real 

la mano que escribe, ¿son reales 

los ojos que miran lo escrito?


De una palabra a la otra 


lo que digo se desvanece. 

Yo sé que estoy vivo 

entre dos paréntesis.



  

No te salves
 Mario Benedetti

No te quedes inmóvil 


al borde del camino 
no congeles el júbilo 
no quieras con desgana 
no te salves ahora 
ni nunca 
no te salves 
no te llenes de calma 
no reserves del mundo 
sólo un rincón tranquilo 
no dejes caer los párpados 
pesados como juicios 
no te quedes sin labios 
no te duermas sin sueño 
no te pienses sin sangre 
no te juzgues sin tiempo 


pero si 

pese a todo 

no puedes evitarlo 
y congelas el júbilo 
y quieres con desgana 
y te salvas ahora 
y te llenas de calma 
y reservas del mundo 
sólo un rincón tranquilo 
y dejas caer los párpados 
pesados como juicios 
y te secas sin labios 
y te duermes sin sueño 
y te piensas sin sangre 
y te juzgas sin tiempo 
y te quedas inmóvil 
al borde del camino 
y te salvas 
entonces 
no te quedes conmigo.


Los amantes 

Julio Cortázar

¿Quién los ve andar por la ciudad 


si todos están ciegos ? 

Ellos se toman de la mano: algo habla 

entre sus dedos, lenguas dulces 

lamen la húmeda palma, corren por las falanges, 

y arriba está la noche llena de ojos.

Son los amantes, su isla flota a la deriva 
hacia muertes de césped, hacia puertos 
que se abren entre sábanas. 
Todo se desordena a través de ellos, 
todo encuentra su cifra escamoteada; 
pero ellos ni siquiera saben
que mientras ruedan en su amarga arena 
hay una pausa en la obra de la nada, 
el tigre es un jardín que juega.

Amanece en los carros de basura, 
empiezan a salir los ciegos, 
el ministerio abre sus puertas. 
Los amantes rendidos se miran y se tocan 
una vez más antes de oler el día. 

Ya están vestidos, ya se van por la calle. 
Y es sólo entonces 
cuando están muertos, cuando están vestidos, 
que la ciudad los recupera hipócrita
y les impone los deberes cotidianos. 


Ajedrez
Jorge Luis Borges

En su grave rincón, los jugadores 
rigen las lentas piezas. El tablero 
los demora hasta el alba en su severo 
ámbito en que se odian dos colores. 

Adentro irradian mágicos rigores 
las formas: torre homérica, ligero 
caballo, armada reina, rey postrero, 
oblicuo alfil y peones agresores. 

Cuando los jugadores se hayan ido, 
cuando el tiempo los haya consumido, 
ciertamente no habrá cesado el rito. 

En el Oriente se encendió esta guerra 
cuyo anfiteatro es hoy toda la Tierra. 
Como el otro, este juego es infinito. 

II 

Tenue rey, sesgo alfil, encarnizada 
reina, torre directa y peón ladino 
sobre lo negro y blanco del camino 
buscan y libran su batalla armada. 

No saben que la mano señalada 
del jugador gobierna su destino, 
no saben que un rigor adamantino 
sujeta su albedrío y su jornada. 

También el jugador es prisionero 
(la sentencia es de Omar) de otro tablero 
de negras noches y de blancos días. 

Dios mueve al jugador, y éste, la pieza. 
¿Qué Dios detrás de Dios la trama empieza 
de polvo y tiempo y sueño y agonía?
 


Poema 20
Pablo Neruda

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Escribir, por ejemplo: "La noche está estrellada, 


y tiritan, azules, los astros, a lo lejos".
El viento de la noche gira en el cielo y canta.
Puedo escribir los versos más tristes esta noche. 


Yo la quise, y a veces ella también me quiso.
En las noches como ésta la tuve entre mis brazos.


La besé tantas veces bajo el cielo infinito.
Ella me quiso, a veces yo también la quería. 


Cómo no haber amado sus grandes ojos fijos.
Puedo escribir los versos más tristes esta noche. 


Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido.
Oir la noche inmensa, más inmensa sin ella. 


Y el verso cae al alma como al pasto el rocío.
Qué importa que mi amor no pudiera guardarla. 


La noche está estrellada y ella no está conmigo.
Eso es todo. A lo lejos alguien canta. A lo lejos. 


Mi alma no se contenta con haberla perdido.
Como para acercarla mi mirada la busca. 


Mi corazón la busca, y ella no está conmigo.
La misma noche que hace blanquear los mismos 


           árboles.
Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos.

Ya no la quiero, es cierto, pero cuánto la quise. 


Mi voz buscaba el viento para tocar su oído.
De otro. Será de otro. Como antes de mis besos.


Su voz, su cuerpo claro. Sus ojos infinitos.
Ya no la quiero, es cierto, pero tal vez la quiero.


Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido.
Porque en noches como ésta la tuve entre mis


          brazos,
mi alma no se contenta con haberla perdido.

Aunque éste sea el último dolor que ella me causa,


y éstos sean los últimos versos que yo le escribo.